martes, 17 de noviembre de 2009

Derechos Humanos en la Universidad

¿Debe haber una asignatura de Derechos Humanos en la Universidad?

Estuve durante unos años en el grupo de Amnistía Internacional de mi ciudad cuando era estudiante. Entonces Amnistía únicamente se ocupaba de presos de conciencia, pena de muerte y prohibición de la tortura. De esto hace 20 años. Ahora sigo siendo socio pero hacía una barbarídad que no pasaba por las reuniones.

El otro día, con la intención de que fueran a dar una charla a mi Instituto sobre Derechos Humanos estuve un rato en la reunión con sus actuales miembros a los que no conozco.

Uno de ellos explicaba que el candidato a Rector, con el que se había reunido como miembro-representante de Amnistía, no estaba por la labor de introducir una asignatura sobre Derechos Humanos en Matemáticas ni en otras muchas carreras.
Él para convencerle le contó lo que contaba Savater de un cartel que vió en Brasil. "Osama bin Laden, Ingeniero" Y debajo decía: "Formar profesionales es fácil, lo difícil es formar ciudadanos".

La verdad es que me parece un tanto raro que se den clases de Derechos Humanos a los universitarios. Lo lógico es que esa educación ya deberían tenerla cuando llegan a los estudios superiores.
Sin embargo estoy seguro que mis compañeros de Amnistía lo hacen con toda su buena intención. Como estaba de invitado ni se me ocurrió poner en cuestión el asunto pero la verdad es que cada día entiendo menos este mundo en el que cada mitad de la humanidad piensa que la otra mitad está totalmente equivocada.

6 comentarios:

pseudopodo dijo...

Hacía tiempo que iba a haber comentado esto pero con los "perros de paja" no me ha dado tiempo...

En breve: me parece un disparate dar una asignatura de Derechos Humanos en cualquier carrera Universitaria que no sea Derecho o algo similar. E incluso en ese caso, no debería ser una asignatura, sino una parte de algo más amplio, como Derecho Natural o Filosofía del Derecho.

Dar Derechos Humanos en Matemáticas o Físicas es igual que dar Formación del Espíritu Nacional. Una tomadura de pelo (a no ser que fuera una asignatura optativa dentro de un conjunto de asignaturas de cultura general, humanidades, o similares...).

En fin, sí es raro este mundo en el que algo tan evidente no se ve. Pero supongo que exactamente lo mismo pasaba con la FEN en su día...

jusamawi dijo...

Entiendo que no sea pertinente introducir esta materia en Físicas o Ingeniería, por ejemplo. Lo que no comprendo es su comparación con la Formación del Espíritu Nacional de antaño.
¿Se supone que tratar el tema de los Derechos Humanos implica un adoctrinamiento? Y,si es así,¿por qué no se ve con malos ojos que se pueda impartir en Derecho?

pseudopodo dijo...

No implica necesariamente un adoctrinamiento si lo que se estudia es el concepto de derechos humanos, su origen, implicaciones, etc. Pero eso sólo sería apropiado para titulaciones de derecho, sociología y similares.

Si se trata de darlo en todas las carreras, como parece que querían los de AI, sí que sería apropiada la comparaciónn con la Formación del Espíritu Nacional, porque eso es lo que se hacía con Franco: había una asignatura "transversal" de FEN en todas las carreras, que lo que pretendía era formar "buenos" ciudadanos, según el concepto de "bueno" del régimen.

A mí esto sí me parece adoctrinamiento, por más que esté mucho más de acuerdo con esa doctrina que con la del Movimiento Nacional...

Yo no creo que haya que enseñar "valores" en la Universidad. Eso debería vivirse (mucho más que enseñarse) desde la enseñanza primaria. Lo calificaba de una tomadura de pelo porque uno no paga una matricula en Arquitectura o Filología para que le enseñen a "ser bueno", sino para aprender a ser arquitecto o filólogo.

jusamawi dijo...

Aclarada mi duda.Gracias por la explicación.
Estoy de acuerdo en que los derechos humanos no deben ser enseñados como materia en todas las carreras y sí pueden serlo en algunas y,además, como planteas,es decir como asunto que afecta al hombre y la sociedad.Su universalidad o no, su origen y sus implicaciones en la ética y en las leyes por ejemplo.El lugar obvio para estudiar este asunto son las carreras donde una reflexión sobre esta materia es pertinente como parte de la caspacitación profesional de los estudiantes.

Que los valores no deberían enseñarse sino vivirse es una cuestión que no tiene duda, como tampoco tiene duda que eso casi nunca sucede.Por eso no está mal que al menos durante la enseñanza obligatoria se haga reflexionar y tomar decisiones a los estudiantes sobre estos temas.
La sospecha de que hablar de valores a los alumnos implica ya un adoctrinamiento no nos debería llevar a eliminar este asunto del sistema educativo sino a intentar hacerlo bien.Como nadie se fía de que esto se hace bien y se pone siempre encima la sospecha de que cada profesor/entidad titular de los centros/editoriales/gobiernos...aprovechan la ocasión para embotar las mentes delos estudiantes con su adoctrinamiento tendemos a eliminar la materia y no la causa.

Anónimo dijo...

Amnistía Internacional: Qué tiempos aquellos en los que escribíamos decenas de cartas cada mes exigiendo el respeto a las garantias judiciales y a algo tan básico como la no discriminación por razón de sexo.

En los tiempos que corren, sin embargo, la mismísima presidenta de Amnistía Internacional llegó a publicar un artículo en "El País" apoyando la actual "Ley de Violencia DOméstica", con su "discriminación positiva" en el ámbito penal, y con su panoplia de medidas cautelares (pero con frecuencia irreversibles) contra cualquier varón acusado de agresor.

Eso sí, Amnistía Internacional no ha querido saber nada de un caso como el de Tommouhi y Mounib:

http://www.tommouhi.com/

Y, desde luego, tampoco quiere saber nada de los insumisos a sistemas de servicio militar "sólo para hombres".

Corruptio optimi pessima.

elquebusca dijo...

Anónimo, no se si tanto como corrompida pero no me gusta que Amnistía Internacional haya extendido tanto sus preocupaciones. Antes por ejemplo, sus miembros no podían participar en cuestiones del ámbito político propio, para guardar la debida imparcialidad. Creo que eso tenía una excepción: la pena de muerte.

Ahora atienden a tantas cuestiones y tan variadas y tan mezcladas con la lucha partidista que sus acciones pierden independencia y fuerza de convicción.

Entre los libros que se señalan para jóvenes relativos a los derechos humanos hay uno que trata de un niña cuyas madres son dos lesbianas. Me parece un error entrar en cuestiones tan minoritarias, tan específicas, tan ligadas a la defensa de una posición concreta...

Ojala fueramos muchos luchando para que no condenen a muerte a algunos homosexuales en algunos países y no muchos menos luchando por el disparate de la adopción por parte de homosexuales en el nuestro.