miércoles, 17 de junio de 2009

LIMITACIÓN

Celebro que los homosexuales de esta época no vivan escondidos ni se avergüencen de su condición. De verdad que el sufrimiento que pasaron no se lo deseo a nadie. Pero a lo que no estoy dispuesto es que algunos quieran ahora avergonzarme a mí.
Explico de qué se supone que habría yo de avergonzarme.
Por ejemplo, de no querer tener un hij@ homosexualo u homosexuala. (Permitan esta tontería, concesión a la ministra de igualdad, para que las lesbianas no se hagan invisibles.)

Explico por qué. Ser homosexual tiene una limitación que no deseo para mis hijos. ¿Qué limitación es esa? Un homosexual, tanto si es hombre como mujer, no puede tener hijos con su pareja. Cada uno que juzgue esta limitación como quiera. Para mi es muy importante y del mismo modo que no querría que mis hijos fueran estériles tampoco deseo que sean homosexuales. ¿Querría menos a un hijo si me saliera estéril? No, naturalmente que no, pero desde luego lo que no haría sería alegrarme.

Interlocutor: - ¿No sabes que hoy en día eso lo solucionan las fecundaciones “in vitro”, clonaciones y toda esa “industria” médica?

- La miopía se opera, pero así y todo es preferible no tenerla. ¿O no?

- Parece mentira que seas tú el que dice eso, cuando es sabido que tienes una hija adoptada.

Yo no he dicho que cerrar una puerta no pueda abrir otras muchas. Si Tete Montoliu no hubiera sido ciego no es seguro que hubiera sido tan buen músico. Del hecho de que una limitación pueda a su vez ser la ocasión a nuevas posibilidades no borra ni anula la realidad de una limitación. Una adopción siempre nace de un mal: la muerte de unos padres, el abandono de un niño, la razón que sea. Su origen nunca es algo que deba ser celebrado. Al contrario. Que un niño tenga que recibir unos padres adoptivos tiene en su origen una situación deficiente. En la familia del niño y seguramente también en la familia adoptante (que normalmente no pueden tener hijos). ¿Sería deseable un mundo sin adopciones? Sería deseable un mundo donde los padres no murieran mientras los niños son pequeños, donde nunca se abandonara a los hijos, donde los padres siempre pudieran cuidarlos bien. Deduzcan ustedes las consecuencias.

Yo estoy feliz de tener una hija adoptada y ojalá ella también. Pero lo que no voy a hacer es ni engañarme ni engañar a nadie.

9 comentarios:

elquebusca dijo...

Interlocutor: - Lo que sucede es que tú buscas razones para justificar tu homofobia. Porque lo que eres es un homófobo.

Respuesta: (A bote pronto) - Homófobo serás tú y homófoba tu puta madre. Que insultar sabemos todos.

elquebusca dijo...

Y si alguno lo que quiere es decir que soy un homosexual reprimido le puedo dar este dato:

cuando cada mañana me lavo en el bidet el ano después de mi deposición diaria, tengo que reconocer que el masaje anal me produce cierto placer.

jusamawi dijo...

El problema de las limitaciones no tiene límites. Siguiendo tu argumentación, podríamos decir que el heterosexual está limitado pues no disfruta de la bisexualidad.
El bisexual, por continuar con el ejemplo que tu pones de los hijos,además no tiene problema alguno en tenerlos.

elquebusca dijo...

Jusamawi, también yo habia pensado eso. ¿Será una ventaja ser bisexual? Desde luego, a primera vista, un inconveniente no parece.

Santiago dijo...

Hola:

Igualmente, preferiríamos tener una niña a un niño ya que ella tendrá el bien de engendrar y dar a luz a sus hijos. Además, aún quedándose sin pareja, podría quedarse embarazada como madre soltera acudiendo a un banco de semen(posibilidad con la que no contaría si fuera hombre).

Pero... tendría el dolor de la regla todos los meses... y tendría que soportar una sociedad machista... ¡cobrar menos por realizar el mismo trabajo!... y tendría más probabilidades de ser violada o maltratada...

No... mejor un chico... sin regla y sin posibilidades de morir en el parto... pero com mayor probabilidad de morir en un accidente de tráfico o de un palo cardiáco... o de ser alcohólico...

¿Qué elegir?

Pascual dijo...

Pero muchacho, ¿de va este post?
¿De las limitaciones?, todo ser es ser limitado. ¿El limite construye no te acuerdas ya de Kant,ni de Hegel?.

¿va de que los homosexuales te imponen algo?, ¿que homosexuales?, ¿todos en general? ¿hay una conspiración gay contra ti?.

Vengo siguiendo este blog hace algun tiempo, pero no entiendo nada qué quieres decir, ni cómo ni por qué se mezclan churras con merinas.

Lo único claro que parece de todo esto es que prefieres que tu hija no sea lesbiana. Bueno, teniendo en cuenta el nivel del pais en que vivimos, es normal que desees eso. Porque lamentablemente la discriminacion no es cosa del pasado. ¿no curras en un colegio?, ¿cual es el primer insulto que sueltan los chavales?.

Ah por cierto lo de que ser homosexual supone una limitación tal cual dices de no poder tener hijos con su pareja, supongo yo que será una limitación si el homosexual en cuestion quiere tener hijos con su pareja.
¿has pensado que no todo el mundo quiere tener hijos?, en ese caso y con tu lógica ser gay seria una bendición.

Tu argumentación, lamento decirlo, es muy pobre, y la presentación del tema muy deficiente.

En fin, no todos los dias está uno lúcido. Necesita mejorar.

elquebusca dijo...

Santiago, dices: ¿qué elegir? Todo tiene sus ventajas y sus desventajas. Pues sí.

Pero ese es el asunto, que los homosexuales si tienen pareja homosexual no pueden elegir. Están limitados. Ya sé que los criterios a la hora de preferir son distintos, niño, niña…. Pero lo que todo el mundo quiere en muchísimos ámbitos de la vida es poder elegir. Y ese PODER es el que el homosexual no tiene. No pueden tener hijos de un modo natural. ¿Que pueden tenerlos de otras muchas maneras? Se mire por donde se mire: una limitación.

elquebusca dijo...

Pascual, no te enfades. El post lo que pide es que no se me llame homófobo por desear no tener un hijo homosexual. Así de sencillo.

Ser homosexual exclusivo es tener una limitación objetiva en relación con la procreación. Dices que la limitación construye. Claro, hombre, pero no nos por eso deseamos limitaciones gratuitas como ser ciegos o estériles. Dices que será una limitación para el que desee tenerlos. Pues sí Pascual, pero primero, el que desea tener nietos soy yo y quiero que mis hijos puedan tener hijos con sus parejas, tú puedes desear lo que quieras para tus hijos o para tus nietos.
Segundo, reconocerás que no tener hijos no es un gusto subjetivo o un capricho excepcional. No poder tener hijos es una limitación objetiva, otra cosa es que para algunas persona no constituya en su vida ningún problema porque eligen libremente no tenerlos. Ellos sabrán lo que hacen.


Dices:
¿va de que los homosexuales te imponen algo?, ¿que homosexuales?, ¿todos en general? ¿hay una conspiración gay contra ti?.
Pascual yo hablo de lo que hoy se ha convertido la opinión mayoritaria, la vigente, la que tiene más fuerza. Y resulta que esa opinión mayoritaria hoy en día te califica de homófobo en cuanto te descuides un poco. Me parece estupendo que se haya inventado el insulto, me parece un logro de la lucha contra la marginación de este grupo, pero quiero que se aplique con justicia y desde luego que no se me aplique a mí por señalar cosas que me parecen objetivas.

Dices: “ni por qué se mezclan churras con merinas.” No entiendo a qué te refieres, Pascual.

Jesús Zamora Bonilla dijo...

Entonces, ¿tampoco quieres un hijo obispo -o cura, o monja-? ¿O un hijo que DECIDA con su pareja heterosexual no tener hijos para no contribuir a la sobrepoblación del planeta?