miércoles, 3 de febrero de 2010

HUMILLAR A ZAPATERO

He escuchado hoy hablar a Iñaki Gabilondo en Cuatro muy enfadado porque Obama no tenía tiempo de hablar de los problemas europeos con el presidente de turno de la Unión Europea y sin embargo sí lo tenía para acudir a un desayuno de oración que por lo visto organiza una asociación baptista muy conservadora.

Se quejaba Gabilondo de la pleitesía que según él suponían estos encuentros con grupos religiosos. A mi me pareció que estaba enfadado porque a Zapatero no le ha salido bien su plan de traer a Obama a Madrid.

Parecía que con la elección de un presidente negro las cosas habían cambiado entre el presidente de Estados Unidos y Zapatero. Tengo la sensación de que no ha sido así. Dejar a Zapatero compuesto y sin novia ha sido una bofetada pero lo que me parece una auténtica humillación es lo de invitarlo al desayuno de oración. A Zapatero, el superlaico, el señor Obama le quiere dejar claro quien manda. ¿Quieres fotografías con el presidente de USA? Toma y traga. Tragate el laicismo y vente conmigo al desayuno de oración.

Dios mío, lo que hubieran dicho si Aznar hubiera ido a uno de éstos.

1 comentario:

Alejandro Martín Navarro dijo...

Pues podemos imaginar lo que hubieran dicho: "nacionalcatólico" hubiera sido lo más bonito...