miércoles, 17 de febrero de 2010

Varones y aborto

1. Los partidarios del “aborto como derecho” han dicho mucho que si los hombres fueran los que se quedaran embarazados el aborto sería considerado de otro modo. Como si la prohibición del aborto fuera una imposición de un sexo sobre otro.
2. Acabo de pasar unos días en casa de una cuñada que es madre soltera. El hombre con el que tuvo relaciones (entonces su novio esporádico) quiso que abortara pero ella tuvo a su hijo, que ahora es un adolescente. La lucha judicial de mi cuñada fue larga hasta que consiguió que el padre lo reconociera legalmente y le pasara un dinero para su crianza, cosa que ya hace aunque nunca haya querido tener relaciones con él.
Es popular estos días un personaje en la televisión al que le reprochan tener tres hijos regados por el mundo de tres mujeres distintas. Mi cuñada me hace ver que este tipo es mejor que otros muchos que andarán por el mundo “libres” y no sufrirán el desprestigio del aludido porque en su día “forzaron” a sus “novias” a abortar”.
3. Pensaba terminar este post con lo que creo que es la conclusión lógica si se relaciona el párrafo 1 con el 2 pero es más cómodo para mí publicarlo sin más. Ya son ustedes mayorcitos para sacar conclusiones. ¿No?

3 comentarios:

jaimemarlow dijo...

Supongo (y no es falsa modestia) que soy muy cerril, pero no saco ninguna conclusión...

elquebusca dijo...

Podemos considerar el aborto como queramos pero lo que está claro es que su prohibición no es una imposición de los hombres a las mujeres. El aborto sirve para deshacerse de un “futuro hijo” que molesta. Hoy en día, en que también los hombres (debido a las pruebas de paternidad) tienen que apechugar con las consecuencias de un posible hijo molesto, el aborto es una solución cómoda tanto para hombres como para mujeres. Y los “beneficios” (es una manera de hablar) de su legalización afectan tanto a hombres como a mujeres.

Disculpa por la tardanza en mi respuesta.

Alejandro Martín Navarro dijo...

Pues sí, la conclusión (y otras más) es bastante obvia.